Retazos de un humanista soriano

Con motivo de la publicación de González Sainz, J. Á. (2021) La vida pequeña. El arte de la fuga. Anagrama.

Iñaki Vázquez Larrea
Doctor en Antropología

Fecha de publicación: 05/06/21

Van las grandes almas mucho más lejos, y nos muestran huidas no solo tranquilas y sanas sino orgullosas”

Michel Montaigne

La obra de J.Á. González Sainz es, en parte, desconocida para el público vasco. Si bien se prodiga más de lo que Jon Juaristi afirma. De ello, da cuenta obras como Los encuentros, El viento en las hojas , Un Mundo exasperado (premio Herralde de novela) u Ojos que no ven. Esta última, una mirada atónita a la etnicidad vasca y su secuela más brutal, ETA.

En su última propuesta La vida pequeña (Anagrama, 2021) Sainz invita a reconsiderar nuestras vidas tras la pandemia. La referencia ineludible para comprender la isla de sensatez de nuestro entrañable humanista son Los Ensayos Montaigne.

Muy por encima de la tentación de huida de La Peste camusiana, Sainz apuesta por la virtud del temple quietista de una vida bien escrutada, que aprovecha el aquí y el ahora. Sigue esa vieja máxima de Montaigne, para quien una vida sabionda no es una vida aprovechada:

Así lo recalca en La vida pequeña González Sainz:

Ante el prodigio que es la vida, amor a la vida y a lo que algunos hacen en la vida, y lenguaje, palabras poco a poco, teoría, visión, contemplación o especulación de la mente; y también ese verdadero espectáculo que es la festiva asistencia a lo que hay ahí cada vez en un ahora. Esa festiva asistencia es la alegría de la vida aprovechada”