El cuerpo humano, sus dolencias y enigmas

Julian Müller-Thyssen Uriarte
Fisioterapeuta y Profesor-Asistente del Máster de Terapia Manual Ortopédica de la Universidad de Zaragoza

Fotografía: Laura García

Los profesionales fisioterapeutas, tenemos una preparación científica y capacitación suficiente como para poder identificar, describir, tratar y evaluar problemas de salud a los que podemos dar respuesta, utilizando para ello métodos, procedimientos, técnicas y actuaciones que, mediante la aplicación de medios físicos, contribuyan a la recuperación o adaptación de aquellas personas afectadas de limitaciones funcionales o cambios en la función física y en el estado de salud, producidos como resultado de una lesión, enfermedad u otra causa. También empleamos estos medios para la promoción y mantenimiento de la salud de la sociedad, y en la prevención de las enfermedades y de sus consecuencias. Todo ello considerando al individuo en su triple dimensión: biológica, psicológica y social. Entre los instrumentos empleados para la valoración de los pacientes usamos diferentes mapas, entre ellos el mapa del dolor.

El mapa del dolor es una representación gráfica que tiene como propósito conocer el cuerpo humano. Es una fuente importante de información,un instrumento de valoración subjetivo que permite al paciente expresar la representación de las zonas con dolor en un esquema de la superficie corporal. Consiste en una figura humana plasmada por lo general en un plano bidimensional con cuatro partes correspondientes a las regiones anterior, posterior, lado derecho y lado izquierdo del cuerpo. El instrumento es de fácil llenado, pues consiste básicamente en solicitarle a la persona que ilumine las zonas en las cuales presenta dolor.

¿La propiedad más fundamental de cualquier mapa del dolor es mostrar la topografía, respondiendo a la pregunta “Donde está tu dolor?” Es así como el original uso del mapa del dolor fue, y sigue siendo, el de delimitar donde se siente el dolor y esto conlleva la transferencia de la subjetividad y los síntomas, a la objetividad y los signos gráficos. En algunas ocasiones el mapa por sí mismo muestra sobre un esquema del cuerpo donde los pacientes experimentan su dolor. En otras ocasiones, en cambio, el mapa hace parte de una evaluación más holística del dolor, como en los cuestionarios originados con el “Cuestionario de dolor Mc Gill”, en los cuales otros numerosos aspectos del paciente son analizados. Las palabras solo pueden proveer formas cruciales de comunicar la naturaleza del dolor del paciente, en cambio el mapa puede además proveer información en el momento en el que se añadan símbolos o colores para indicar cualidades subjetivas. Incluso en estos mapas topográficos, a menudo están detalladas bastante más cosas que solamente identificar “la distribución espacial”.

Además de ilustrar la topografía del dolor, en los mapas del cuerpo humano también se ilustran vías energéticas o “meridianos” de la Acupuntura.

La Acupuntura es una de las ramas de la medicina china, que tiene su raíz en la misma y milenaria cultura china y en el desarrollo de su medicina, siendo una técnica milenaria china que se remonta a más de 3000 años a.C. De modo resumido se podría definir la acupuntura como aquella técnica de la medicina china destinada, mediante la punción de agujas en el cuerpo, a restablecer la salud del paciente aquejado por dolencias que esta técnica puede tratar. Según la Organización Mundial de la Salud, la acupuntura significa literalmente “la punción con una aguja”. Tiene como objetivo el restablecer el equilibrio y la armonía perdida en alguna parte física o psíquica del sujeto. Y desde la consecución de este objetivo, que es el restablecimiento de este equilibrio y de esta armonía resquebrajada, se logrará la finalidad de la acupuntura: curar la dolencia concreta que presenta el paciente.

La acupuntura en base al principio básico que rige la medicina china, de entender el cuerpo como un todo, formado por una diversidad de meridianos, que constituyen una red, donde los distintos sistemas que conforman el cuerpo humano se ven enlazados. Desarrolla y cubre la función que la técnica aporta a la medicina china: la función de desbloquear, por medio de la punción en puntos acupunturales determinados, el Qi, que en el mundo occidental se podría denominar desbloquear la energía vital, permitiendo y logrando así restablecer el equilibrio o la armonía perdida.

No solamente se crearon los mapas de los meridianos o de dolor clásicos, también se diseñaron los mapas de “TRIGGER POINTS” o “PUNTOS GATILLO” (PG) ideados y desarrollados por Janet Graeme Travell que fue una conocida médica e investigadora americana.

Travell Investigó sobre el concepto de los Trigger Points como una causa del dolor referido musculo-esquelético. Sus investigaciones le llevaron a encontrar nuevas técnicas anestésicas para el tratamiento de contracturas musculares de la espalda y otros músculos que resultaron ser tremendamente efectivas. Hoy en día los sprays que ideó siguen siendo utilizados en la medicina deportiva. Su éxito en el alivio del dolor de los pacientes le convirtió en la primera médica personal en 1960 del presidente John F. Kennedy y es recordada también por ello.

En la bibliografía científica se hallan múltiples estudios sobre la prevalencia de PG miofasciales en poblaciones específicas de pacientes, todos los cuales indican una alta prevalencia de esta patología entre individuos con dolor regional. Los PG se identificaron palpando una banda tensa a la búsqueda de una sensibilidad local a la presión suficiente como para provocar una reacción dolorosa. Hay que tener en cuenta que la musculatura voluntaria (esquelética) constituye el órgano más grande del cuerpo humano y representa el 50% del peso corporal. La Nómina Anatómica, elaborada por el Comité de Nomenclatura Anatómica Internacional, enumera 200 músculos pares, o un total de 400 músculos. Cualquiera de estos músculos puede desarrollar PG miofasciales capaces de referir dolor y disfunción motora, con frecuencia a otra localización. La importancia clínica de los PG Miofasciales para los diferentes profesionales ha sido descrita en la literatura para acupuntores, anestesiólogos, especialista en dolor crónico, dentistas, médicos de familia, ginecólogos, neurólogos, enfermeros, traumatólogos, rehabilitadores, reumatólogos y veterinarios. Los PG se activan directamente por sobrecarga aguda, fatiga por sobreesfuerzo, trauma por impacto directo y radiculopatía. Se clasifican varios tipos de puntos gatillo, los latentes, satélites, y los más importante los PG Activos. Los PG activos son los responsables del dolor que refiere el paciente, por ejemplo, el paciente nos relata que siente un dolor que le recorre la parte posterior de la cabeza llegando incluso a veces a dolerle en la zona de la frente. En los mapas del dolor elaborados por la doctora Travell, se determinó tras analizar una gran cantidad de pacientes, que se encuentra, por ejemplo, un PG localizado en el Músculo Trapecio Superior (Tp1) (Tp1 ilustración debajo a la izquierda, TP2 y TP3 debajo a la derecha) que al ser presionado reproduce el mismo dolor que siente el paciente. Resulta llamativo, puesto que se debe de presionar un punto en un lugar alejado del foco del dolor para aliviar y/o eliminar este mismo dolor, es un tratamiento que se hace a distancia.

Otros mapas muestran sobre áreas específicas de la oreja externa la representación somato tópica de diferentes regiones del cuerpo.

Esta forma de ilustración es ejemplarizada por el primer mapa de la oreja creado el Dr. Paul Nogier en 1972, considerado el padre de la Auriculoterapia. Nogier encontró cuando examinó la oreja externa, discretos puntos sensibles que coincidían con dolor local o alguna disfunción en alguna parte del cuerpo. La distribución de estos puntos seguía un patrón somato tópico que considero parecido a un feto invertido, u homúnculos, con la cabeza situada hacia abajo. Este método de tratamiento está dirigido a normalizar disfunciones del cuerpo a través de la estimulación de puntos definidos sobre la superficie de la oreja. Se basa en los principios de la Acupuntura China, donde se piensa que la estimulación de puntos auriculares puede regular el balance energético aliviando condiciones patológicas y síntomas como el dolor, a través de la restauración del flujo energético dentro del cuerpo. Existen múltiples estudios que demuestran la efectividad de esta técnica para el tratamiento no solamente de dolencias corporales sino de emociones como la ansiedad.

Como se ha ido relatando en el artículo, desde diferentes disciplinas y perspectivas se ha intentado representar gráficamente el cuerpo, el dolor y las posibles estructuras causantes del dolor en el Ser Humano. Partiendo de las disciplinas científicas como la Fisioterapia, pasando por Medicinas Orientales como la Acupuntura y derivadas de esta última como la Auriculoterapia. Todas ellas con el objetivo de dilucidar a través del mapeo del cuerpo, en su globalidad como en sus partes, las vías de energía, puntos de sensibilidad, o puntos musculares interrelacionados con las dolencias de los pacientes. Años de investigaciones han sido necesarios para plasmar estos descubrimientos, el cuerpo y su dolor no fueron enigmas de fácil resolución, y aún hoy en día la ciencia y otras corrientes avanzan en una dirección similar: la de continuar investigando y lograr los avances necesarios que permitan a los profesionales de la salud ser más eficaces a la hora de resolver los dolores y disfunciones que presenten sus pacientes.

Bibliografía, notas y fuentes:

Navarro, M. E. A., Alayón, A. T., Herrera, E. M. T., & Fernández, R. D. (2012). La acupuntura y su aplicación en estomatología. Revista Cubana de Estomatología, 49(2), 158-166.

Lewis, David D. (January 25, 1961). “Kennedy Selects Woman Doctor”. The Terre Haute Tribune. Terre Haute, IN. United Press International. Retrieved January 30, 2017 – via Newspapers.com

Rodríguez-Leyva, J. A., & Nava-Bringas, T. I. (2013). Utilidad del mapa de dolor en la evaluación clínica del paciente con dolor de columna. Investigación en Discapacidad, 2(3), 117-121.

Melzack R. The McGill pain questionnaire: major properties and scoring methods. Pain 1975;1:277–99

Schott, G. D. (2010). The cartography of pain: the evolving contribution of pain maps. european Journal of Pain, 14(8), 784-791.

Dykes, R. W., & Ruest, A. (1986). What makes a map in somatosensory cortex?. In Sensory-motor areas and aspects of cortical connectivity (pp. 1-29). Springer, Boston, MA.

Simons, D. G., Travell, J. G., & Simons, L. S. (1999). Travell & Simons’ myofascial pain and dysfunction: upper half of body (Vol. 1). Lippincott williams & wilkins.

Rodríguez-Leyva, J. A., & Nava-Bringas, T. I. (2013). Utilidad del mapa de dolor en la evaluación clínica del paciente con dolor de columna. Investigación en Discapacidad, 2(3), 117-121.

Rivadeneira, M. O. D., Cifuentes, A. D., Hidalgo, T. G., Tejeda, J. M. C., & Sánchez, Y. G. (2015). Efectividad de la auriculoterapia en el tratamiento de la ansiedad en el adulto mayor. Revista Electrónica Dr. Zoilo E. Marinello Vidaurreta, 40(6).

Novoa Gómez, G. A. (2016). Acupuntura y Auriculoterapia en el manejo del dolor lumbar (Doctoral dissertation, Universidad Nacional de Colombia-Sede Bogotá).