Jorge Oteiza y la iconografía religiosa

Edorta Kortadi
Crítico e Historiador del Arte

Imagen: Mikel Kasaliz

1. Dimensión religiosa del artista

Jorge Oteiza Embil (Orio,1908-Donostia,2003) nace a comienzos del siglo 20 en Orio, población pesquera y agrícola, al inicio de la industrialización del país vasco, en el seno de una familia dedicada a la industria hostelera y a la cultura. Su madre era de una religiosidad popular profunda, y su hermano Antonio, también escultor y ceramista, el hijo menor de la familia, profesará como religioso en la orden capuchina hasta nuestros días.

Su educación será por tanto la impartida a comienzos de siglo, la de un catolicismo popular masivo, y una ética-moral dominada por el clero. De hecho sus padres le enviaron a estudiar al Colegio del Sagrado Corazón de San Sebastián, y al Colegio de Lekaroz, (1914-20) donde vivió feliz entre sus compañeros y profesores que le recordaron toda la vida.: Juan Cabanas, Nicanor Zabaleta, y el padre Jorge de Riezu, capuchino que cuenta algunas anécdotas graciosas y entretenidas.

Pero los estudios no le gustaban demasiado, al menos algunas de las asignaturas, y se dedicaba al dibujo. Al dejar los mismos, comenzó a trabajar en un obrador de panadería de la Parte Vieja donostiarra, y a las 6 de la mañana, con las primeras luces del alba entraba en la Iglesia de San Vicente para oir la primera misa, y gozar con el espléndido retablo renacentista de Ambrosio de Bengoechea, uno de sus escultores preferidos del Renacimiento del País Vasco. Eran años de dudas existenciales e intelectuales, en los que el joven había comenzado a leer el Capital de Marx y también la Biblia, y el joven comenzó a tener serios debates internos Debates que le acompañarán toda la vida. Su carácter rebelde y unamuniano perdurará hasta el final de sus días.

Recuerdo que muchas veces en mis visitas a su casa de Zarautz me decía: “Yo no creo en nada, no creo en Dios, soy agnóstico”. Y a continuación, me ponía en un desvencijado magnetofón el rezo del rosario en favor de su amada y añorada esposa Itziar. Era lo de siempre: Tésis-Antítesis-Síntesis. Afirmación-Negación- Síntesis. Algo que ha hecho a lo largo de su vida, y de toda su obra.

“Soy agnóstico”, y desde las primeras obras, hasta las últimas están inmersas en iconografías y referencias religiosas, y en numerosas ocasiones trabajó para muchas órdenes religiosas: franciscanos, dominicos, capuchinos, clero regular.

Muchas de estas obras las realizó en sus comienzos por deseo personal, posteriormente por encargo de instituciones asociaciones, y particulares. Realizará estas obras, desde sus inicios hasta el final de su vida, tanto con sintaxis cubistas, organicistas, como abstracto geométricas. Su evolución no es unidireccional, sino que trabaja por series como un Propósito experimental, alternando al mismo tiempo figuración y abstracción. Para él todo arte es de alguna manera abstracción de la realidad: Picasso, Moore, etc…

Siempre he pensado que su concepción religiosa era católico-panteísta. Veía a Dios en todas partes, en la naturaleza, en la mirada de un niño, en el mar y en la montaña, en la belleza del cuerpo humano, y en el intrincado caparazón de una buena langosta. Citaba muchas veces a San Miguel de Garikoitz y a su mentalidad religiosa, y leía a Hans Kung y a Dietrich Bonhoeffer, “mientras que muchos de los franciscanos de Arántzazu rezaban el santo rosario y tomaban sopas con leche. ¡Qué me van a decir estos hombres a mi, que mi obra no es religiosa, si ellos no piensan ni razonan, ni entienden nada de nada!”, solía clamar en el afer de los Apóstoles de Arántzazu que mantuvo con la orden franciscana, y con el Obispado de San Sebastián.

Pese a sus voces, a sus ademanes exagerados, y teatrales, Oteiza era un hombre tímido e introvertido, lo pude comprobar cuando en los últimos momentos de su vida en la Policlínica Gipúzkoa le acompañé al obispo de la diócesis Juan Mª Uriarte, para agradecerle todo lo que había hecho por el Patrimonio Religioso de Gipúzkoa. Escuchó atentamente sus palabras. Mantuvo un silencio respetuoso, y ejecutó un ademán de bajada de cabeza ante su despedida. Todo fue, silencio, interioridad, e introspección.

Aunque había conocido a Oteiza a través de la lectura del “Quousque tándem!, que en mi juventud me impresionó bastante, lo cierto es que comencé a tener un trato directo con el en las tertulias literarias que el sacerdote y poeta Juan María Lekuona organizaba en su casa de Irún, y a las que acudíamos jóvenes escritores y poetas como Enrike Ayerbe, Andu Lertxundi, Juan Luis Guerra, y Joxan Aguirre. Se explicaba con tal fuerza y vehemencia, y proponía tal cantidad de planes, que yo solía tener que tomarme aspirinas al llegar a casa.

Mi trato con él fue en aumento y constante, hasta el final de sus días. Leía mis crónicas de arte, comentaba y criticaba con suavidad las mismas. No le gustaba la palabra “belleza” que yo utilizaba en mis críticas, y me indicaba que había que sustituirla por otros conceptos, “estética”, “arte”, “construcción”. Al final, siempre sacaba a relucir algún tema relacionado con el arte y la dimensión religiosa del mismo.

Acudió a mi ordenación sacerdotal, acompañado por Itziar, no quedándose a comer, pero entregándole a mi madre una pequeña escultura de “Xenpelar”, envuelta en un periódico, con una inscripción cariñosa a su pie, y otra en un sobre que decía” eso para la institución que vas a servir, que siempre nos ha dado por saco a los artistas”. El Xenpelar está en actitud de dar un corte de mangas a la población de Rentería. Siempre recordaba el afer de Arántzazu, aunque terminó por hacer las paces con las nuevas generaciones de franciscanos.

Algunas obras

Sus primeras obras de los años 30 llevan títulos religiosos, y están fuertemente influenciadas por el cubismo y el primitivismo.

1930. Maternidad. Ubicada en la Instalación de la Fábrica de ladrillos Nueva Cerámica de Orio. Primitivismo. Románico. Barro refractario vidriado.

1931. San José y María encinta. Talladas en un tronco. Cubismo multifacial. Picasso.

1931. Adan y Eva. Tangente S= E/A. Primer Premio de Artistas Noveles. Primitivismo y Crítica al RH negativo de las teorías del Nacionalismo Vasco. Cemento y restos de policromía.

Adán y Eva / Tangente de S=E/A, 1931. Vaciado en cemento con restos de policromía. 42 x 47 x 15 cm.

Foto Erika Barahona (Cortesía FMGB Guggenheim Bilbao Museoa). Archivo de la Fundación Museo Jorge Oteiza.

Jorge Oteiza © Pilar Oteiza, A+V Agencia de Creadores Visuales, 2022

1932. San Adán. Las mismas formas que Jesús en el Jordán, pero en grotesco. Vaciado en cemento.

1933. Jesús en el Jordán. Verticalidad y formas pulidas. Espiritualidad. Alberto Sánchez. Vaciado en yeso.

1934. Virgen Medieval. Gotizante. Vaciado en yeso policromado,

1935. Maternidad. Primitivismo Románico. Vaciado en cemento.

1935. Piedad. Yeso tallado. Cubismo. Primitivismo pulido.

1935. El anuncio del ángel. Aluminio. Primitivismo Cubismo.

1945. Crucifixión. Cerámica esmaltada. Primitivismo Románico.

1949. Evangelistas para una Capilla en el Zadorra. Yeso y fundiciones en bronce. Cubismo.

1949. Visitación de la Virgen a Santa Isabel. Moore. Cemento. Aluminio.

1949. Mujer con niño, mirando con temor al cielo. Gesto que repetirá en la Piedad de la Iglesia de San Vicente de su última época. Yeso. Aluminio y Bronce

1949. La mujer de Lot. Moore. Cinc.

1949 Sacrificio de Isaac. Plomo. Expresionismo.

1949. Tobías y el ángel-Yeso policromado. Aluminio. Moore.

1950. San Cristóbal, y, San Francisco de Asís. Moore.

1950 San Sebastián. Cinc. Cubismo estilizado.

1951. Adán y Eva. Giacometti. Cinc.

1951. Santiago. Moore. Yeso.

1951 y 53. Santa Clara. Cemento. Cubismo.

1951. Elías y su carro de fuego. Yeso. Bronce. Mediorelieve.

1951. San Jorge. Piedra caliza blanca. Epstein.

1952-68. Estatuaria de la Basílica de Nuestra Señora de Arántzazu. Apostolado y Piedad. Moore y Bonhoeffer. Tradición y Modernidad. Numerosos bocetos en diversos materiales y posturas: Santiago, Virgen, Piedad, Apóstoles, Andra Mari versión románica, escenas de la Vida de la Vírgen, Secuestro de Jesús en el Huerto de los Olivos, Angel para Arántzazu, Retrato del P. Llavaneras, Franciscano, Figura de fraile, Retrato del P. Eulate, Fraile franciscano, Yeso, bronce, aluminio.

Fachada de la Basílica de Arantzazu con la intervención de Jorge Oteiza en su fachada.  Archivo de la Fundación Museo Jorge Oteiza.

Jorge Oteiza © Pilar Oteiza, A+V Agencia de Creadores Visuales, 2022

1953. Andramari de Oiza. Yeso patinado en gris. Bronce. Moore.

1953. Angeles en cuadrilla. Yeso. Bronce. Moore. Coro de ángeles/Coristas. Yeso. Bronce. Angel gótico/Angel de Chartres llorando. Aluminio. Bronce. Angeles frente a una cruz. Yeso. Bronce Piedra caliza blanca.

/1953. San Francisco de Asís. Moore. yeso. Bronce.

1953. Santo Domingo. Convento de Arcas Reales. Valladolid. Junto a Fisac. Modelados en yeso La resurrección de Lázaro. Diversos modelos sobre el santo, portando una estrella, luchando con los planetas. Aluminio, bronce.

1953. San Isidro. Boceto para una imagen del santo. Yeso

1953, 56 y 69. San Antonio. Moore. Yeso, piedra caliza, bronce y aluminio.

1953.Virgen de Kukuarri. Primitivismo. Cemento.

1953. Asunción. Moore. Yeso. Bronce.

1953. El milagro. El milagro fraile volando. Latón. Bronce.

1954. Aparición de la Virgen a Santo Domingo. Dominicos de Valladolid. Boceto rechazado. Bronce, Piedra caliza blanca.

1954. Santa Lucía. Yeso. Moore.

1954. Vírgen del Rosario. yeso

1955. Una Piedad en hierro. Después de nuestra expulsión de Arántzazu. Expresionismo abstracto. Geometrismo. Hierros retorcidos.

1956/7. Tu eres Pedro. Estelaa funeraria-Capilla. Expresionismo abstracto. Geometria: cuadrado con penetraciones.

19956. Elías en su carro de fuego. Piedra caliza blanca. Signos

1957 y 72. Madre con el hijo en brazos. Virgen para la Capilla de la Escuela Profesional de Buitrago. Primitivismo. Henry Moore. Piedra, bronce, mármol.

1958/9. Caja metafísica por conjunción de dos triedros: Retrato del Espíritu Santo. Vacío religioso. Acero.

1959. “Cuando concluí en la Nada activa de mis Cajas metafísicas, pensé si podría ir mas lejos, dividirla, como para abrirla más, ensayé primero en vertical, y esta luego, en horizontal, 1959, y creo que como sentimiento espacial es lo mas puro que he logrado (para un parque o un espacio-iglesia) como dos manos sembrando, o como partiendo el pan, sí, podía simbolizar la Ultima Cena, Cristo partiendo el pan.”. Pelay Orozco. Oteiza. Pág.308.

1957/58/59. Monumento al P. Donostia en Agiña. Estela funeraria y Capilla de Luis Vallet. En un paisaje circular fuertemente religioso, y con la presencia de numerosos cromlechs neolíticos. Cuadrado y círculo. Mármol gris y caliza blanca. Diferentes tipos de piedra.

Monumento al Padre Donostia de Jorge Oteiza y Luis Vallet, Agiña, 1959.

Foto Juande Jarillo. Archivo de la Fundación Museo Jorge Oteiza.

Jorge Oteiza © Pilar Oteiza, A+V Agencia de Creadores Visuales, 2022

1959. Homenaje al P. Donosti. Friso Banco Gipuzkoano. Diversos materiales.

1959/72/73/2002. Cruz. Cruz obrera. Para la Juventud Católica de Irún. Expresionismo abstracto geométrico. Acero.

1966/1978. Cristo Crucificado. 2 versiones. Yeso. Bronce. Moore y Cubismo.

1969. San Miguel Arcángel gudari. Yeso. Moore.

1969. Retrato de Juan XXIII. Yeso. Bronce. Expresionismo.

1969 y 1986. San Ignacio. Yeso. Bronce. Moore.

1988. Caja abierta. Oración a Santiago. Elizondo. Acero.

1988. Homenaje a la Anunciación de Fra Angélico. Acero. Cajas metafísicas.

1992. Construcción vacía con tres unidades abiertas. Homenaje a Itziar. Acero-

1995. La tierra y la luna/ El día y la noche/ Francisco y Antonio. Caliza blanca. Aluminio.

1999. Piedad. Iglesia de San Vicente. En colaboración con José Ramón Anda. Reelaboración de los bocetos de Arántzazu.

2001. Amatasuna. Homenaje a la Virgen de Itziar y su mujer Itziar. Constructivismo

De estas 55 obras: 7 están dedicadas a Jesús/Cristo/Espíritu Santo

19 a María/Visitación/Asunción/Piedad.

12 a Santos/Cristóbal/Francisco de Asís/San Sebastián/Santiago/ Santa Clara/San Jorge/Santo Domingo//San Isidro/San Antonio/Santa Lucía//San Miguel/San Ignacio.

3 a Adán y Eva

……5 a Personajes Bíblicos /Lot/Isaac/Elías

3 a Apóstoles

…..1 a Religioso.

Bibliografía:

Para la Catalogación y datación de su obra me he basado fundamentalmente en dos autores:

Miguel Pelay Orozco. Oteiza: su vida, su obra, su pensamiento, su palabra. Gran Enciclopedia Vasca.1978

Txomin Badiola. Oteiza. Catálogo razonado de escultura. Nerea. 2015.